TRIGLICERIDOS DIETA

Los triglicéridos se encuentran circulando en la sangre y se almacenan en el cuerpo dentro del tejido adiposo. Cuando existe una cantidad inusualmente alta de triglicéridos alta en la sangre se habla de hipertrigliceridemia. Esta condición representa un riesgo latente para la salud, existe una relación directa entre los niveles elevados de triglicéridos y el riesgo de infarto al miocardio y de angina, así como la muerte ocasionada por una enfermedad cardiovascular.

Los triglicéridos y su nivel varían según diferentes factores, como la edad, el peso, el tabaquismo, la dieta, el alcohol, la actividad física e incluso la presencia de ciertos anticonceptivos orales que contienen estrógenos.

Generalmente los triglicéridos elevados están asociados a una dieta alta en grasas, azucares y alcohol, sin dejar de mencionar la vida sedentaria y el sobrepeso.

Para contrarrestar los riesgos de enfermedades debido a los niveles altos de triglicéridos en la sangre, se  tienen diferentes recomendaciones entre las que se incluyen aumentar la actividad física, pero también un cambio de hábitos alimenticios y prestar atención en lo que se está consumiendo.

Dentro de la dieta para los triglicéridos se recomienda limitar el consumo de azúcares simples, limitar el consumo de alcohol y asegurar una ingesta diaria de ácidos grasos omega 3.

La mayoría de las personas no saben que el consumo de carbohidratos y azúcares simples, pueden ser la causa de la presencia de la hipertrigliceridemia. Por eso se deben restringir todo tipo de azúcar blanca, azúcar morena, así como sus derivados y los productos que contienen azúcar como la nutella, pasteles, chocolates, cereales azucarados, donas, magdalenas, galletas, ketchup, jugos de frutas, bebidas, gaseosas.

De ser posible eliminar el consumo de alcohol, sin embargo, también se puede optar por un consumo razonable de alcohol, en particular el vino tinto ya que puede aportar beneficios sobre la salud cardiovascular. Sin embargo, un consumo mayor de una copa de vino puede causar que los triglicéridos en la sangre se eleven.

Se recomienda también asegurar una ingesta diaria de ácidos grasos del tipo omega 3, en especial los de origen marino cuyos efectos son benéficos para la salud en general. Cuentan con propiedades anti-inflamatorias, además ayudan a reducir los niveles de triglicéridos en la sangre y brindan protección directa a las arterias contra la aterosclerosis.

Lo anterior es lo más recomendable para que en tu dieta incluyas alimentos que son benéficos para la salud pero que además evitan la acumulación y la alta presencia de triglicéridos en la sangre, sin embargo, siempre ante todo se aconseja seguir las indicaciones del médico, por si acaso se requieran tomar medidas complementarias.

COLESTEROL Y LOS TRIGLICERIDOS

El colesterol es un componente útil para las células del cuerpo ya que ayuda a producir ciertas hormonas, vitaminas y otros componentes necesarios como la bilis. El hígado lo fabrica pero también se obtiene a partir de los alimentos. El colesterol no es soluble y es transportado a través de las lipoproteínas.

Los triglicéridos, por su parte, son otro tipo de grasas que se utilizan para ser reservados en el tejido adiposo del cuerpo y que sirven para aportar energía cuando es necesario. El exceso de los triglicéridos es dañino para la salud ya que, así como el colesterol malo, pueden llegar a obstruir las arterias.

Las grasas o lípidos del cuerpo se encuentran compuestos tanto de colesterol como de triglicéridos, son en realidad esenciales para la vida, en un nivel adecuado y dentro de los límites normales, sin embargo su exceso en la sangre propicia la aparición de enfermedades relacionadas con los depósitos en las arterias, lo que se conoce como placas de ateroma.

Resulta peligroso tener demasiado colesterol malo o triglicéridos en la sangre porque obstruyen a los vasos sanguíneos, las más afectadas son las arterias coronarias que se encargan de irrigar al corazón, así como las arterias de los miembros inferiores y las arterias que llevan la sangre al cerebro, como la carótida. Si las arterias coronarias están obstruidas, el corazón deja de recibir oxígeno, lo que provoca el infarto de miocardio. Por su parte las arterias localizadas en las extremidades inferiores son las que se encargan de llevar sangre a los pies, si dichas arterias se encuentran obstruidas por colesterol y/o triglicéridos entonces se presentan problemas en los pies y la arteritis en las extremidades inferiores. Por su parte las arterias carótidas en el cuello son las que se encargan de alimentar al cerebro, su obstrucción propicia un accidente cerebrovascular, lo que se conoce como derrame o ataque cerebral. Las grasas se llevan en la sangre a través de las lipoproteínas, entre las que se encuentran las lipoproteínas de alta densidad (HDL) o las lipoproteínas de baja densidad (LDL), que se encargan de transportar al colesterol, las lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL) y los quilmicrones son las encargadas de transportar a los triglicéridos.

Las HDL se encargan de transportar el colesterol al hígado donde puede ser eliminado, permiten además evitar la acumulación de colesterol en los vasos sanguíneos y de esta manera evitar el riesgo de la aterosclerosis, razón por la cual se le conoce como “colesterol bueno”. Las LDL, por su parte son consideradas como “colesterol malo”, ya que proporcionan el colesterol a las células, al depositarse en la superficie interna de las arterias, donde se lleva a cabo su degradación a través de la reacción de oxidación, si existe un mal funcionamiento o bien una alta cantidad de LDL, las arterias se expanden y pueden dar lugar a la aterosclerosis.

Sin embargo, el colesterol no es el único responsable en la obstrucción de arterias, ya que los triglicéridos también pueden hacerlo, éstos son transmitidos por los alimentos y transportados por los quilomicrones hacia las células, los triglicéridos que produce el hígado cuando en exceso se pueden transformar en VLDL y por ende en portadores de LDL, lo que también contribuye a saturar a las arterias que se encuentran sobrecargadas por el colesterol.

Es por lo anterior que tanto los triglicéridos como el colesterol tienen que mantenerse dentro de los niveles aceptables, se recomienda prestar atención a las grasas que se ingieren, limitar el consumo de azúcar y alcohol y llevar una vida saludable lejos del estrés y del tabaco.

ALIMENTOS PARA BAJAR EL COLESTEROL

El colesterol que se encuentra presenten en el cuerpo es necesario para el buen funcionamiento de los órganos y para tener una vida con energía y saludable. Sin embargo, cuando el colesterol se encuentra presente en una manera excesiva, se convierte en uno de los peores enemigos de la salud, ya que puede obstruir las arterias y causar ataques al corazón, además de otras enfermedades de tipo cardiovascular.

Sin embargo, la naturaleza y los alimentos se convierten en una poderosa arma para hacerle frente al colesterol y lograr su eventual disminución.

Si tienes el colesterol y triglicéridos altos, te conviene saber que éstos se pueden bajar, y es precisamente con los alimentos con lo que puedes lograrlo, no se trata de seguir una dieta estricta en la que terminarás padeciendo hambre, en realidad sólo se trata de cambiar los hábitos alimenticios, añadiendo esos alimentos cuyas propiedades permiten bajar el colesterol.

Para comenzar puedes iniciar identificando esos alimentos que tienes que dejar de consumir, entre los que se encuentran productos como la mayonesa, embutidos, cremas concentradas, pasteles, entre otros. Por otra parte, los alimentos que deben ser básicos en tu lista del supermercado son aquéllos que contienen “grasas buenas”, es decir, esos alimentos que tienen ácidos grados insaturados y que no obstruirán las arterias de manera sistemática.

Para controlar el colesterol se eligen los mejores alimentos que ayudan a bajarlo, a continuación te presentamos una lista con los alimentos que serán tu mejor ayuda para mantener tus niveles de colesterol bajos.

  • Avena: La avena es portadora de una fibra soluble, la beta-glucano, que actúa como un tipo de trampa para unirse al colesterol dentro del sistema digestivo, lo que se elimina naturalmente del cuerpo. Se recomiendan tres gramos de avena para reducir los niveles de colesterol en un 10%. Puede usarse en todas sus presentaciones, desde avena en hojuelas, salvado de arena o harina de avena.
  • Legumbres: Garbanzos, lentejas, soja y frijoles, contienen gran cantidad de fibra soluble que ayuda a evitar que el cuerpo absorba el colesterol. El consumo de media taza de granos cada día ayuda a reducir  los niveles de colesterol en un 10% aproximadamente.
  • Nueces: Contienen esteroles vegetales que ayudan a imitar y sustituir el colesterol bueno en el cuerpo, lo que ayuda a reducir el colesterol malo. Se recomienda una ingesta de 30 gramos de nueces unas cinco veces a la semana, ya que esto ayuda a reducir el riesgo de enfermedad del corazón en un 25%. Selecciona nueces sin sal agregada, naturales o asadas en el horno.
  • Pescado: Pescados ricos en omega 3 como el salmón, el arenque, las sardinas y las anchoas.
  • Verduras y frutas: Tanto las frutas como las verduras tienen diferentes propiedades que ayudan a reducir el colesterol, por ejemplo la berenjena y las peras cuentan con fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol. Los tomates, la sandía y la papaya tienen un antioxidante llamado licopeno que ayuda a evitar que el colesterol se oxide, éste colesterol oxidado es el que contribuye al estrechamiento de las arterias.

TRIGLICÉRIDOS BAJOS

Los triglicéridos son grasas que se fabrican en el hígado pero también se adquieren por medio de los alimentos, son utilizados como una reserva de energía para ser utilizada cuando se requiera.

Los niveles de triglicéridos en la sangre varían según el sexo y la edad de las personas y generalmente se asocian con la ingesta en la alimentación y el estilo de vida, es decir, de manera general se podría afirmar que los triglicéridos son altos debido a una alta ingesta en alimentos que contienen más triglicéridos, por el contrario, los niveles bajos de triglicéridos sería por una baja ingesta en alimentos que contienen grasas.

Aunque es un caso relativamente raro, los niveles bajos de triglicéridos en la sangre pueden llegar a resultar perjudiciales para la salud, recordemos que los triglicéridos en una medida correcta son una reserva de energía para el cuerpo y si ésta energía se encuentra baja pueden presentarse ciertas complicaciones. Los niveles bajos de triglicéridos es conocido como hipotrigliceridemia.

La presencia de triglicéridos bajos en el cuerpo generalmente se debe a una ingesta insuficiente de alimentos que contienen triglicéridos y se manifiesta a través de trastornos de tipo neurológico, mala absorción de lípidos e inflamación de la retina. El tratamiento para tratar esta condición se da con la prescripción de la vitamina E, que es administrada por la vía oral.

Pero además, los niveles bajos de triglicéridos pueden asociarse con una mala absorción de nutrientes debido a una enfermedad en el intestino delgado o a la presencia del hipertiroidismo, es decir al aumento de la función de la tiroides y los trastornos que dicho aumento origina.

Generalmente los triglicéridos bajos se manifiestan con una gran pérdida de peso, una de las causas pueden ser que se está siguiendo una dieta muy baja en grasas lo que se aúna con una mala absorción y con la desnutrición.

Aunque las consecuencias de los triglicéridos bajos no son tan graves como las de la presencia de triglicéridos altos, se requiere prestar atención al tratamiento ya que puede reducir la protección de órganos vitales como los riñones. También se puede presentar una baja en la masa muscular, esto se da porque el cuerpo comienza a utilizar las proteínas como combustible, generando una desnutrición.

Independientemente de las causas y consecuencias de los triglicéridos bajos es recomendable siempre estar bajo supervisión médica, ya que el médico se encargará de realizar los estudios pertinentes para determinar qué es lo que está ocasionando esa baja en los triglicéridos y por ende aportar el tratamiento adecuado.